APRENDIENDO A VIVIR

SOMOS LO QUE COMEMOS Y LO QUE PENSAMOS: Nuestra salud mental depende en buena medida de nuestro sistema de creencias y de nuestra alimentación.
Este blog quiere ser un punto de encuentro para las personas que buscan una explicación, para los que no comprenden; aquellos y aquellas que buscan con una actitud libre y abierta respuestas...
...quiere ser una herramienta a favor de la tolerancia, la justicia y la libertad...
...un instrumento para tomar el control...
...una ayuda para conocerse mejor, comprender la existencia humana, nuestras necesidades y apegos...
...en definitiva una herramienta para llenar nuestro vacio interior y recuperar la confianza...

lunes, 22 de enero de 2018

"EL MUNDO QUE VIENE"

"En los hombres, la alienación se pone de manifiesto, sobre todo, en el hecho de que las distancias desaparecen". Theodor Adorno

Sí analizáramos a la sociedad del "me gusta" nos daríamos cuenta que está creando individuos solos, carentes de creatividad, agotados, y con un sentimiento escondido de fracaso que, en muchos casos los convierte en seres desgraciados. Es una sociedad en la que el individuo es, sin saberlo, sujeto experimental de su propia explotación. De la misma forma que en el experimiento de Milgran, en el que se media la disposición del/la participante para obedecer las órdenes de la autoridad y en el que muchos participantes continúan infringiendo descargas eléctricas a una víctima (actor, aunque éstos no lo saben), a pesar de sus súplicas, sorprendentemente, el individuo de la sociedad del "me gusta", decide someterse a la presión y explotarse a si mismo hasta la extenuación. 

Hoy día no existe un rey absolutista o un dictador al que oponernos y decir no. El tirano son los medios de desinformación y las nuevas tecnologías (cuando son utilizadas sin criterio). El propio sistema hace desaparecer, adelantándose, a lo que uno podría enfrentarse, ofreciendo la supuesta solución. Resulta difícil elegir, cuando el propio sistema nos convierte en víctimas y verdugos, explotadores y explotados, creando en los individuos la "neurosis de la indefensión".

El Sistema nos ofrece una versión de la realidad basada en el juego. Nos propone que nos relajemos. No importa si no tenemos trabajo, si nuestros hijos no tienen futuro, si se le roba a los ancianos su pensión ¡La solución está en el juego y en obedecer la propuesta de los medios de comunicación! Tomarse una cervecita con una tapita, jugar a lo último con la videoconsola, dejarnos aconsejar por el GPS del móvil y subir a Instagram o Facebook una fotografía de la tienda o el lugar que estamos visitando, o decir lo primero que se nos ocurra en Twitter ante cualquier acontecimiento para crearnos la ilusión de hacernos partícipes de los acontecimientos importantes que supuestamente están sucediendo. Lo importante pasa a ser el airear nuestra vida para no sentirnos solos y vacíos. Mientras tanto, no nos enteraremos de lo que realmente está sucediendo: recortes en las libertades, en la educación, en la sanidad, en los salarios, y nuestros políticos a lo suyo, en su burbuja, ajenos a los problemas reales del ciudadano. Dirán, "¡Esto es una verdadera democracia! que más da, ¡miralos, si estás supercontentos!, yo no veo que se quejen, y si lo hacen, déjalos, ya se cansarán...".

Conceptos como originalidad y creatividad no tienen sentido en esta realidad. Hay que jugar y participar más. No te preocupes si no tienes trabajo. Sube una fotografía y di donde has estado y lo que has hecho eso te ayudará a sentirte bien, se nos dirá de forma subliminal. Aunque te pases el resto del año rompiendote la cabeza para buscar un trabajo estable, con un salario justo, que te permita vivir con dignidad. ¡Pobre realidad! y nuestros hijos, ¿que pueden esperar? 


sábado, 20 de enero de 2018

"MEMORIA Y REENCARNACIÓN"

"Tú verás que los males de los hombres son fruto de su elección; y que la fuente del bien la buscan lejos, cuando la llevan dentro de su corazón". Pitágoras 

Physis deriva del verbo physeo: "nacer", "brotar". La naturaleza es la totalidad en la que el genio quiere sumergirse; un lugar de recreo y, a la vez el obstáculo que lleva a la "verdad". Phsiller decía que "la metamorfosis de las plantas no es una experiencia, sino una idea". Newton separó a la naturaleza de los seres humanos, pero la persona es el mejor y más preciso aparato físico que existe. La naturaleza, como diría Goethe, alterna "la lucidez del Paraíso con la noche profunda, plena de terrores".

La  vida del ser humano es un ciclo que va de infancia en infancia. Voltaire decía: "No es más sorprendente nacer dos veces y no una; todo en la naturaleza es resurrección". Más de un sabio recurrió a la naturaleza para comprender los ciclos de la vida. No somos únicamente fragmentos históricos. La información viaja a través del tiempo en elementos discretos, los genes y sus mutaciones, que contienen la semilla de vidas anteriores. 

El karma y la reencarnación indican que nuestra alma, siguiendo los patrones de la naturaleza viaja a través del nacimiento por la infancia, la madurez, la vejez y la muerte, y se renueva, una y otra vez. Igual que el Ave Fénix, surge una y otra vez, de las cenizas de una vida anterior para renacer a una nueva vida. Pitágoras creía que la vida era una oportunidad para perfeccionar nuestra alma. Esto es lo que hace que tengamos un temperamento y unas aptitudes que dirigen nuestras aspiraciones vitales y muchas veces nos parecen irrenunciables, convirtiéndose en el factor que explica nuestras relaciones, nuestra salud, nuestra vida e incluso nuestra muerte.

La vida es un vector de tránsito; un proceso de transformación que permite adquirir distintos niveles de conciencia hasta fundirse con la conciencia total. Aprender es conocer y recordar es re-conocer. Quien no recuerda su pasado está condenado a repetirlo. A través del ADN, pasado, presente y futuro cobran sentido con mensajes reminiscentes llenos de fantasías, premonicionesvisiones. Es la proyección de la memoria en un espacio sin dimensiones. Decía Pitágoras: "No hagas de tu cuerpo la tumba de tu alma".




domingo, 7 de enero de 2018

"MONISMO Y MUNDO PLURAL"

"La verdad es demasiado rica como para que la capte una sola mirada". Willian James

Tales de Mileto, Parménides, Anaximandro, Anaxímenes, Spinoza, Berkeley, Hume, Hegel y Marx sostienen que el Universo está constituido por una sola causa o sustancia. Para los materialistas, todo se reduce a materia; para los idealistas, sería el espíritu; para los panteistas Dios; para los hinduistas Brahman seria la única causa; y para el monismo neutral, no sería física ni mental, sino una materia neutra. Sin embargo, para Empédocles, Demócrito y Anaxágoras, el mundo está compuesto por realidades diferentes y para Leibniz, las mónadas son unidades incorpóreas que en su conjunto forman la realidad del Universo. 

El centro de gravedad de la filosofía se desplaza de lo abstracto a lo concreto; desde el Kosmos al hombre; se mueve entre la sustancia y la materia, el ser y la nada. Decía W. James que le daba miedo que se le escapase la verdad al pretender poseerla totalmente. El péndulo va de la disputa entre un mundo con sorpresas a un mundo en el que el cambio es un espejismo. El monismo al estar más allá de la experiencia, inspira profundidad y belleza, y suena a música celestial. Por otra parte, el mundo que conocemos es una obra inacabada , siempre dispuesta al permanente cambio en la que el individuo tiene el protagonismo.

El pluralismo implica riesgo, no excluye el fracaso, y pone el destino del mundo en manos de los seres humanos. La filosofía china con el Tao, Filón de Alejandría, Teofastro, Plotino, Pico della Mirandolla, Agripa de Netteshein, Paracelso, Kepler, y Leibniz con las mónadas, átomos formales que no son físicos, sino metafísicos, apuestan por la simultaneidad entre el monismo y el pluralismo. El acto siempre tiene su efecto,  y la sincronicidad muestra un mundo invisible en acción. Jung lo llamó "una creación a tiempo", donde la sincronicidad establece que un acto psíquico concreto tiene paralelismo en un acto psíquico externo, donde el tiempo y el espacio se relativizan, la psique y la materia se funden, la vida exterior e interior coinciden.

Para el pluralismo, el mal y la imperfección son problemas prácticos, por lo que cabe preguntarse ¿como puede evitarse el mal? ¿Cómo pueden conseguirse mejores modos de existencia? La persona está obligada a esforzarse y arriesgarse para establecer la simultaneidad. La realidad tiene múltiples posibilidades, pero ninguna es absoluta. El mundo plural y el monismo  pueden obtener un equilibrio práctico. El mundo es la nada en permanente construcción, se está haciendo permanentemente, a cada momento, con cada acto. La experiencia demuestra que el acto futuro está determinado por el acto presente y que este ejerce como causa que afecta al devenir.

Se trata de volver a un estadio anterior que permita reiniciar la marcha hacia la simultaneidad, reconociendo que el sujeto cognoscente se encuentra plenamente anclado al acto hacia lo trascendental. Todo fenómeno psíquico está caracterizado por la existencia mental intencional y contiene en si al objeto. Toda vivencia intelectual puede convertirse en objeto de una pura intuición y de un puro captar. La conciencia siempre tiende a, es intencional. El objeto percibido se encuentra intencionalmente dirigido por la conciencia que percibe dándole un sentido, una suerte de estructura, le da carácter de ser. Todo pensar recae sobre los objetos de tal forma que la esencia de dichos objetos se manifiesta como pluralidad de posibilidades.


sábado, 6 de enero de 2018

"CEREBRO EMOCIONAL Y CEREBRO RACIONAL"

"Dudar de todo o creérselo todo son dos soluciones igualmente cómodas que nos eximen de reflexionar". Henri Poincaré

Todas las vidas son únicas, y cada una de ellas es una lucha constante. En muchos momentos nos sorprendemos envidiando la vida de los famosos; pero, lo cierto es que, aunque nos parezca que todo es felicidad para ellos, también tienen sus problemas, y muchas veces con desencadenantes trágicos: Marilyn Monroe, Kurt Cobain, Heminwey, Elvis Presley, Margarite Duras, etc., son ejemplos de ello. Ni el talento, ni la gloria, ni el dinero, ni la idolatría femenina o masculina hacen que la vida sea más fácil. 

Sin embargo, existen personas felices, que llevan una vida armoniosa, que por lo general tienen la sensación de que la vida es generosa, porque saben apreciar lo que les rodea y los placeres de las pequeñas cosas de lo cotidiano. Les gusta crear y construir lo que les sucede, su proyecto vital, y sus relaciones. Han conocido fracasos, decepciones y momentos difíciles; pero los aceptan y creen en si mismos para transformarlos y utilizarlos como instrumentos de aprendizaje y de cambio. 

El cerebro emocional cuenta con una estructura distinta y una organización celular diferente y es independiente del neocortex. No se le puede ordenar a una emoción que aumente su intensidad o que desaparezca. El cerebro emocional regula el bienestar psicólogico, el funcionamiento del corazón, la tensión arterial, las hormonas, el sistema digestivo y el sistema inmune. 

Decía Einstein: "no debemos convertir el intelecto en nuestro dios (...) carece de personalidad. No puede dar órdenes; solo servir". La vida no tiene sentido sin emociones: el amor, la belleza, la justicia, la dignidad, el honor. Privados del equilibrio de las emociones somos incapaces de tomar decisiones y algunas enfermedades mentales surgen por la pérdida de ese equilibrio emocional. 

Existen diversas inteligencias; pero, se dice que es la inteligencia emocional la que explica mejor que ninguna otra el éxito de la vida. La aptitud para identificar lo realmente importante es el fundamento del dominio de uno mismo y del éxito vital. Es la base para el conocimiento, la moderación, la com-pasión, la cooperación, y la capacidad para solucionar los conflictos. El dominio del cerebro emocional es más importante que el CI (coeficiente de inteligencia). 

La psicología del siglo XXI tiene que superar el Darwinismo y a Freud, incluso ir más allá de Antonio Damasio. La realidad va más allá de la simbiosis entre los cerebros cognitivo, volcado en lo externo y el cerebro emocional preocupado por sobrevivir conectado al cuerpo. Aunque es verdad que el inconsciente y el inconsciente colectivo guardan muchos de los recuerdos en el sistema límbico, éste solo es en parte su continente; ambos van más allá en su contenido. William James y Carl Lange decian que no lloramos porque estamos tristes, sino que estamos tristes porque lloramos. 

En la representación está lo representado. Todo fenómeno psíquico contiene la probabilidad. El sujeto que conoce está sujeto al acto, por lo que, teniendo en cuenta lo que los escolásticos denominaban existencia-en intencional, la clave está en encontrar el camino a través del equilibrio entre el cerebro cognitivo y el cerebro emocional con la ayuda de la intuición para sumergirse en una nueva gnosis que tenga en cuenta, no solo lo racional y lo exterior, tampoco solo lo emocional y lo interior, sino combinar ambos aspectos con la intuición para interpretar el mundo y a través de ese feedback, crear la realidad. 

martes, 2 de enero de 2018

"FE Y ETERNIDAD"

"Solo el tiempo separa al hombre de lo que anhela". Hermann Hesse

"Esta es la nostalgia: habitar en la onda 
y no tener patria en el tiempo. 
Y estos son los deseos: quedos dialogos
de las horas cotidianas con la eternidad". R. M. Rilke

Decía León Tolstoi que no se puede vivir sin fe. La fe da seguridad y confianza; pero la fe significa conocimiento y práctica conscientes. En el lenguaje Pali, la Saddha, es convicción, determinación y alegría, y conduce a la iluminación, al Boddi, y al Nirvana; pero implica determinación y valentía para afrontar la práctica de las acciones y a través de ellas, sentir la confianza de que se puede lograr lo que se persigue. 

La fe es clave para explorar todos los niveles de la existencia y alcanzar la voluntad con la que enfrentar la realidad cotidiana. Es evidente que no podemos comprender la fe  con la ayuda de la lógica formal; sin embargo, la necesitamos para comprender el mundo. Creer es ver, y la fe transforma la mirada con la que observamos la vida. No nos engañemos, la fe forma parte de nuestra estructura básica. Sin fe perderemos, no solo la claridad de la conciencia, sino también el dominio de las representaciones oscuras que dominan la otra mitad del mundo. 

A través de la fe, comprendemos la iluminación de Buda y la sabiduría de Platón. Con fe e intuición comprendemos la ciencia, la curvatura del espacio, e incluso, que el pasado puede estar determinado por el futuro. En campos del orden de partículas elementales, el espacio y el tiempo desaparecen, de tal forma que, ni los conceptos de antes o después pueden definirse en el punto que llamamos la nada y que sin embargo, lo abarca todo. 

Como entender, desde la lógica de un ciudadano "corriente" el Samsara budista, el Neheh egipcio, la negación del tiempo de Parménides, la emanación de la divinidad de Averroes, o la visión circular interminable de Giambattista Bico. O que Einstein califique el tiempo como una "ilusión pertinaz"; que Brian Greene diga que pasado, presente y futuro deben entenderse como un todo que excluye fronteras; que Stephen Hawking diga que el Universo no sería creado, ni destruido, que simplemente seria; y que Roger Penrose diga que una partícula sin masa puede alcanzar la eternidad. 

Para Ernes Renan, la persona puede vivir sin eternidad, pero es preciso que crea en ella. Dice Wittgenstein que nuestra vida es tan infinita como ilimitado nuestro campo visual. Heidegger habla de que cuando el filósofo se plantea el tiempo, está dispuesto a comprenderlo a partir del siempre, concepto que se presenta como eternidad. Acerca de la eternidad, decía Goethe: "Nuestro espíritu es un ser de naturaleza indestructible, es algo que obra de eternidad en eternidad. Es como el sol, que solo a nuestros ojos terrestres parece ponerse, pero que en realidad nunca se pone, sino que sigue luciendo eternamente". En el Siddarta de Hermann Hesse se dice: "...y el Siddarta niño solo estaba separado del Siddharta hombre, y del Siddharta anciano por sombras, no por causas reales (...) Nada fue ni nada será, todo es, todo tiene ser y presente".




domingo, 24 de diciembre de 2017

"LA VIDA BIPOLAR"

"La vida toda no es más que interrogaciones hechas de forma que llevan en sí el germen de las respuestas...". Gustav Meyhrinck, Golem

Todo el panorama kósmico está generado por sus propios habitantes. Con la vida aparece la creación; el nacimiento de la conciencia cristaliza la realidad. El Universo que conocemos está dividíndose constantemente, cada proceso subatómico tiene la facultad de multiplicar el mundo; nuestro cuerpo, nuestro cerebro, y nuestra conciencia se divide constantemente. El Ser, el Todo, estado Kósmico de la conciencia, se divide en múltiples conciencias unitarias que se multiplican y se deviden eternamente.

Los primeros filósofos, se servían de las parejas de opuestos para interpretar la estructura Kósmica y el proceso de la naturaleza; la relación entre el Uno y lo múltiple que configuran el devenir y la pugna perpetua que teje y desteje el Mundo fenoménico. Suponían una unidad invisible por detrás de la multiplicidad visible como fuente inagotable de vida. El mundo como campo de batalla y como producto de fuerzas en permanente pugna es una de las visiones más antiguas de la tradicción filosófica occidental. Entre los griegos, Anaximandro inició esta visión, luego desarrollada por Heráclito y culminada por Enpédocles. Lo único estable es el cambio que es la unidad del mundo. Con Parménides la unidad se fractura, y con Platón y Aristóteles, el mundo natural-sensible, está regido por el cambio. Solo son inmutables, para Platón, el mundo de las Ideas, y para Aristóteles, el mundo Supra-lunar.

Empédocles de Agrigento, filósofo griego del siglo V a.C. proponía el Amor y la Discordia como los polos sobre los que giraban los principios básicos que dirigían el Mundo. Más tarde, Sigmund Freud tomaría esta propuesta para formular su tesis sobre el Eros y el Thánatos. El Eros tendería a unir y el Thánatos a separar. A través de estos dos polos Freud explicaría la naturaleza del ser humano, denominando pulsiones (instinto en los animales) a las fuerzas derivadas de las tensiones somáticas del ser humano; diría que existe una pulsión de vida, o Eros (uno de los polos) y unha pulsión de muerte, o Thánatos (el otro polo). En "El malestar en la cultura", adjudica al ser humano una inherente "...pulsión de odiar y aniquilar...". Sin embargo, autores como Rousseau y Adler considerarán que el ser humano  nace bueno, pero se corrompe en la relación social. Carl Jung  incorporará elementos a tener en cuenta en la configuración de la "maldad" con los Arquetipos, la Sombra y el Inconsciente colectivo.

En la Biblia, en el segundo libro de la creación, Adán, primera criatura humana (andrógina) es depositado en el Edén, jardín en el que hay dos árboles especiales: el árbol de la vida y el árbol de la ciencia del bien y del mal. Adán representa la criatura total, puesto que es uno con el Todo. Pero concibe el deseo de proyectarse hacia el exterior y de darle forma independiente a una parte de su ser total. Yahveh toma un costado de Adán y con el crea algo independente. A partir de ese momento, se pierde la unidad, la conciencia Kósmica, y comienza la polaridad como se puede ver en el arquetipo judeo-cristiano del bien y del mal, representado por dos personalidades polares, Caín y Abel. Los mitos de todos los pueblos y de todas las épocas reconocen este tema central de la condición humana y lo representan en imagenes semejantes.

A partir de la división de la conciencia, la historia del ser humano es la historia de la persecución de la Totalidad, de la Unidad que se le hace inalcanzable. La polaridad lleva al ser humano a caminar entre elementos opuestos hasta que integre y asuma el Todo y de nuevo vuelva a ser Uno con la Totalidad. En la tragedia griega, el ser humano debe obtar por uno de los polos (posibilidades) y decida lo que decida, nunca acertará. En la Unidad se reunen todas las polaridades sin distinción, mientras que la polaridad y la división son el principio de este mundo. La terminología religiosa señala que el mundo polarizado es pecaminoso, diabólico, por lo que todos los guias espirituales exhortan a abandonarlo.

Algunas religiones nunca intentaron convertir este mundo en un paraiso, al contrario, enseñaron y enseñan la forma de aislarse de él. Toda aplicación del potencial humano para un fin funcional tiende a ser diabólico. La "verdad" que ofrecen destruye las ilusiones con las que nuestro "si-mismo" intenta fortalecerse. Su magisterio frena los sueños y el sentimiento, y acaba fortaleciendo el mal, al convertir a la religión en un ensueño sentimental que el individuo interioriza como un engaño. En el Sandokai, uno de los testos básicos de la filosofía Zen se dice: "Luz y oscuridad están frente a frente. Pero la una depende de la otra como el paso de la pierna izquierda depende del paso de la derecha.". El versículo 22 do Shinjinmei, el más antiguo texto del budismo Zen dice: " Si queda en nosotros la más mínima idea de la verdad y el error, nuestro espíritu sucumbira en la confusión.".

El ser humano cuando nace, no es pecador ni culpable, y no debe dejarse abrumar por la duda, ya que la división no es pecado ni es la personificación del mal. El miedo es encogimento y represión, una actitud que impide la verdadera apertura y expansión en el camino hacia la Unidad. Para alcanzar la Unidad hay que hacer algo más que huir y cerrar los ojos. Por encima de toda polaridad está la "luz", la oscuridad aparece con el paso a la polaridad cuya finalidad es exclusivamente hacer reconocible la luz y servirle como soporte. La luz existe, la oscuridad no.  La oscuridad nada puede contra la luz. Los aspectos oscuros, la sombra, solo son ameazadores mientras permanecen en la oscuridad. La simple contemplación del contenido de la sombra lleva la luz a las tinieblas.

La contemplación (observación) es la fórmula para adquirir conocimiento del Si-mismo, transforma la calidad de lo contemplado, ya que hace la luz; es decir, ilumina el conocimiento. El ser humano engañado por un espejismo piensa que el mundo es imperfecto, y no se da cuenta de que solo contempla (observa) con su mirada uno de los polos (una posibilidad), olvidando el otro polo que conduce a la Unidad. Tenemos que aprender a reconocernos en todo lo que existe, y que la vida es polar. Existe una forma de mirar distinta a la habitual (el otro polo) que nos enseña el camino hacia la Totalidad; un camino de experiencias sin temor. Se necesita mucho valor para afrontar conscientemente los desafíos de la vida. Solo la conciencia que nos permite observarnos a nosotros mismos, puede hacer que no nos desviemos del camino. La primera ley, la más importante, y la más íntima de cada persona es la obligación de desarrollar su Si-mismo, que es la propia vida,  y de unificarse con todo lo que existe después. El instrumento de unificación es el polo del amor; el principio del amor es fortalecer el interior para abrirse a recibir lo de afuera. El amor es la sustancia  que brota en el  camino hacia la Unidad; une, no separa, porque el amor convierte el "tu" en "yo" y el "yo" en "tu". El amor es afirmación sin límites ni condiciones, y lleva a ser uno con todo el Universo.

viernes, 22 de diciembre de 2017

"CAMPO MAGNÉTICO"

"Pienso, luego existo." R. Descartes

"Sigue tu dicha y el universo te abrirá puertas donde solo había muros." J. Campbell

Dice W. Clement Stone: "Cualquier cosa que la mente pueda concebir, puede ser lograda." Lo que nuestro pensamiento y nuestra mente proyecta, se hace realidad. Todo lo que nos sucede es atraído por nosotros mismos a nuestra vida sin apenas darnos cuenta, porque no somos conscientes de que nuestros pensamientos y nuestra mente está concentrada en los acontecimientos negativos o positivos que vivimos. La forma más sencilla de entenderlo es pensar en nosotros mismos como si fuéramos imanes que atraen lo que el pensamiento y la mente está pensando. Respondemos a los acontecimientos y retroalimentamos lo que sucede a continuación.

Como decía W. Churchill: "Creas tu propio universo sobre la marcha". Por inercia histórica, la mayoría de nosotros nos levantamos por la mañana pensando en lo que no queremos y atraemos una y otra vez esos acontecementos negativos de los que queremos huir. Si estamos rodeados de una montaña de deudas enviamos un mensaje de angustia y desesperación que alimentarán sucesos angustiosos y desesperantes, creando una espiral incesante de efectos no deseados en nuestra vida.

Normalmente vamos con el piloto automático y no tenemos el control sobre los acontecimientos. Tenemos que creer para crear y tener confianza en el resultado. Cada vez que tenemos un pensamiento está en proceso la creación de un acontecimiento. Se trata de poner toda nuestra atención en lo que deseamos y luchar para conseguirlo, poniendo toda nuestra fe en ello y eliminando miedos y dudas. Si pensamos de esa forma, proyectaremos una imagen nueva de nosotros, positiva y satisfecha, y atraeremos situaciones positivas y personas positivas. Existen a nuestro alrededor todas las posibilidades para vivir nuestra vida, solo tenemos que elegir una y concentrarnos en ella para vivirla adecuadamente. Será como un bucle que retroalimentará nuestra experiencia como queremos que sea.

Somos como imanes y creamos un campo magnético a nuestro alrededor que atrae a través del pensamiento. Debemos entusiasmarnos e ilusionarnos con lo que hacemos y pensar lo que queremos con honestidad, vivir con pasión, alegres y agradecidos por lo que somos y por lo que hacemos. Ser nosotros mismos y estar en armonía con lo que queremos y con el Universo. Cuando la intuición empuja desde dentro, dejémosla actuar. Como diría Albert Einstein: "La imaginación lo es todo. Es la vista previa de lo que la vida va a atraer." Consciente o inconscientemente la mente estallará dando forma a lo que pensamos.

Son también los pensamientos los que originan los sentimientos, y es la inteligencia emocional, la herramienta que nos ayuda a comprender los acontecimientos y a conducir el pensamiento hacia lo que realmente queremos para sentirlo y conseguirlo. Normalmente dividimos las emociones en dos polos: sentirse mal o sentirse bien. Las emociones negativas hacen que nos sintamos mal, tanto si le llamamos sentimiento de culpabilidad, enfado o frustración, lleva a un estado de insatisfación y desesperación. Mientras que lo que nos hace sentir bien, sea la esperanza, la felicidad, o el amor, deben estar en consonancia y en armonía con lo que queremos para sentirlas y disfrutarlas. Los sentimentos positivos son un mecanismo de retroalimentación, un reflejo de lo que está por venir. Podemos sentir salud, felicidad, amor, porque el Universo corresponderá a la naturaleza de nuestro sentimento. Lo que pensemos, lo que sentimos y lo que se manifeste estarán siempre en consonancia: "...de lo que siembres recogerás...". No sabemos cuando ni como, pero se nos mostrará si tenemos fe y no abandonamos. 

Decía Carl Jung: "A lo que te resistes persiste". Nuestra fisiología produce enfermedad como respuesta a los malos pensamientos y al desequilibrio. La enfermidad no puede vivir en un cuerpo con un equilibrado estado emocional. Pensemos en el "efecto placebo". Todos sabemos que consiste en una pastilla azucarada sin ningún principio activo que incida sobre nuestro organismo para curarnos. Es la muestra de que es nuestra mente la que cree que puede curarnos y es ella la que nos cura. En este mundo globalizado, creamos pensamientos de lucha contra y anti constantemente, hay una lucha anti-terrorista, una lucha contra el hambre, una lucha antitabaco, etc. Lo que no hace más que alimentar aquello contra lo que se lucha: el terrorismo, el hambre, el tabaquismo, etc. El problema no se resuelve luchando contra, sino acercándose a..., el amor lo une todo, mientras que el odio y la violencia lo separa.